EXPERIENCIAS GASTRONÓMICAS

La mejor repostería de Wakayama: dulce y afrutada

Bajar

Gracias a su clima templado, Wakayama es perfecta para el cultivo de la fruta durante todo el año. Desde fresas en invierno a los melocotones en verano, pasando por los caquis en otoño. En las pastelerías locales se pueden probar creaciones deliciosas que usan fruta local de primera calidad.

Hecho con fresas de una granja del lugar, este dulce con sabor a fruta tiene mucho éxito entre los locales. Es un bizcocho esponjoso que lleva una espuma de fresa, recubierto con una lámina de mochi a base de arroz glutinoso. Se puede probar uno por solo 260 yenes.

Le Patissier Miki está especializado en dulces y postres que ponen de relieve las frutas de la región de Wakayama. El Mikancier es un bizcochito con sabor a mandarinas, o 'mikan' en japonés. Se vende por unidad o en cajas de catorce. Son un delicioso tentempié e ideales para llevar de regalo.

Hechas por miembros de la comunidad local, estas crujientes galletas se pueden encontrar en el Kanko Tokusan Center Kokawa. Están preparadas con naranjas Hassaku, una variedad local de tamaño grande, sabor ligeramente amargo y sutilmente dulces. Se pueden paladear con un café o incluso con una copa de vino.

Ganador en la categoría de sabores de calidad superior del International Taste & Quality Institute durante tres años consecutivos, estas ciruelas en conserva merecen ser probadas. Las ciruelas que usan son las prestigiosas Nanko Ume, saladas y marinadas en miel durante 6 meses antes de ser empaquetadas individualmente. Tienen un sabor delicado, mezcla de dulce y salado. Un paquete de cinco unidades cuesta 864 yenes.

El yokan es un dulce tradicional japonés hecho a base de gelatina de alubia. El tipo de yokan que se vende en esta tienda está elaborado con pulpa de melocotones de Wakayama. Este dulce de sabor delicado es perfecto para tomar con té verde o negro.